El Paseo del Prado y sus monumentos candidatos a Patrimonio Mundial de la UNESCO

1

La propuesta del Ayuntamiento de Madrid para que el parque del Retiro, el barrio de los Jerónimos, el Museo del Prado y ambos márgenes del gran paseo madrileño, entre las fuentes de Atocha, Neptuno, Apolo, las plazas de la Lealtad y Cibeles, más la Puerta de Alcalá, formen parte de la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO tiene fundamentos objetivos. La trama urbana sobre la que se asienta tan singular área de la ciudad, capital española desde 1561, está cargada de historia, significación y belleza. El área propuesta es considerada por amplios sectores de opinión como un cogollo único de enclaves de la memoria y la personalidad cultural y urbanística madrileña y, por ende, europea.

La oferta madrileña plantea la inclusión en la Declaración Patrimonial Mundial de la UNESCO del conjunto del Retiro, Jardín Botánico, los museos del Prado, Thyssen y Reina Sofía, así como todo el barrio de Los Jerónimos, que figura entre los más uniformes y homogéneos, desde el punto de vista estético, de cuantos componen la trama urbana capitalina.

La zona a declarar para ser adscrita al Patrimonio Mundial integra todos los monumentos y elementos patrimoniales comprendidos en un perímetro de 203 hectáreas, como la Puerta de Alcalá; el palacio de Correos, sede municipal; los museos del Prado, Naval, de Artes Decorativas y de Antropología; la Bolsa de Madrid; el antiguo Museo del Ejército; el Casón del Buen Retiro; la Real Academia Española; la iglesia de San Jerónimo el Real; el pabellón de Villanueva, dentro del Botánico; el palacio del Ministerio de Agricultura; la Cuesta de Moyano; el Observatorio Astronómico; y los palacios de Cristal y de Velázquez, en el interior del Retiro, entre otros hitos.

En torno a esta área existe otra, cuajada de monumentos y edificios singulares, pero no incluida en la declarada, a la que se denomina “zona de amortiguamiento”, que comprende el Barrio de las Letras, una franja de manzanas del barrio de Salamanca hasta la calle de Goya y otras del área de la avenida de Menéndez Pelayo y zonas adyacentes de la parte posterior del gran parque histórico madrileño. Por ello, llama la atención el hecho de que construcciones monumentales como la estación de Atocha, el Banco de España, el palacio de Buenavista y el de Linares, sede de la Casa de América-, o incluso la Biblioteca Nacional, adscritas al área de amortiguamiento, no figuren en la zona a declarar patrimonio mundial.

“Aunque el perímetro de la propuesta puede aún experimentar algún cambio, a grandes rasgos se mantendrá tal como proponemos, ya que la UNESCO se muestra muy estricta en cuanto a la integridad de los conjuntos histórico-culturales que se pretende incorporar a su lista”, explica José Francisco García, que concibió la idea “hace un año y medio, fuera de toda consideración preelectoral”, matiza, “cuando descubrí que Madrid estaba excluida por completo de ese singular panel patrimonial”. A su juicio, el perímetro propuesto para su Declaración como Patrimonio Mundial, “muestra una continuidad histórica entre el plan paisajístico de Felipe IV y el de Carlos III, rematado en el barrio de los Jerónimos con el urbanismo isabelino del siglo XIX”. De esta suerte, y a efectos estilísticos, barroco, neoclásico y romántico quedarían engarzados por un hilo conductor “que ha mantenido de manera continuada sus usos histórico-culturales”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s